lunes, 11 de marzo de 2013

Inmortales 2013

Después de tanto tiempo sin hacer una crónica de una marcha, vamos a intentarlo lo mejor posible. A las 6 de la mañana me recoge Mundo y Ángel y salimos zumbando para Caudete. En la estación de La Encina nos esperan los albarrobles y Villa. Nos ponemos al día mientras echamos un cafelete y cogemos el camino rural que nos lleva a Caudete. Ya se veía la cuestecica de los molinos y se veían como batían las aspas de la fuerza del viento. 

Aparcamos los coches como podemos y autógrafo de recuerdo para recoger el detalle, bote de aceite, gorro pasamontañas y un llavero de recuerdo de la décima edición de La Inmortal. Nueda y el resto de compañeros de Las Dos Ruedas se han liado un poco para llegar y al final los hemos visto ya he Caudete.

Se acerca la hora, calentamos por la zona un poco para ir a colocarnos los últimos del pelotón, para que vamos a estar chafando horquilla, el recorrido te ponía en tu sitio en los primeros doce kms. Alfonso y Javi se vienen atrás con nosotros (Mundo, Nueda, Ángel, Emilio, Jota, Bruno y Pedro Montejano), Juancho en su corralito como buen gallito (que está fuerte, el jodio).

Salida y poco a poco vamos avanzando, se nota que es una maratón y la gente no sale tan fuerte, nada más coger el camino asfaltado Ernesto de BTT La Medusa, nos llama la atención y charlamos un ratejo. Voy mirando de reojo el pulsometro, 165 ppm, malo, charlando y ya vamos así, el camino asfaltado va picando pero no me esperaba tener tantas pulsaciones tan pronto. Subimos un poco, Mundo, Ángel y yo y giramos a la izquierda por la pista que nos lleva al principio de los molinos, a 500 m. ya se ve que la cosa se empieza a endurecer. Javi, Nueda, Villa y Alfonso van a su chano, junto con los compañeros de Las Dos Ruedas.


Una curva de izquierdas nos enseña la subida, se ve toda tiesa, molino tras molino, las pulsaciones no bajan de 180, si, lo confieso, me he pasado dos horas en zona 5, me he cargado cuatro meses de entrenamiento, pero eso es otra historia. Juancho se ha dejado caer y lo hemos alcanzado, pero Ángel tiene que llevar su ritmo. Así que, los tres (Mundo, Juancho y yo) hacemos grupeta para subir los dichosos molinos. El viento hace acto de presencia, antes arropado por el pelotón apenas se notaba, ahora la gente se va quedando y notas como las rachas de viento te mueven la bici.

Con las pulsaciones desbocadas vamos subiendo y adelantando posiciones. Por suerte, nos encontramos con unos metros de falso-llano, que nos permiten respirar y tomar fuerzas, cae el primer plátano. Llevamos aproximadamente una hora subiendo y aún queda lo peor, curva a la derecha y toma más subida, más desnivel, más viento... Menuda bofetada que nos da el aire, las hélices dan miedo escucharlas, así que amorramos la cabeza y a pedalear que ya queda poco.

Senda a la derecha de bajada, ciclable 100%, aunque se nota que hay por ahí gente con bici nueva que no quieren estrenarla todavía, y bajan con mucha precaución :), no les culpo, yo también lo haría. Poco a poco, la senda pasa a ser camino y giramos a la derecha por otro camino con el viento de culo. Ángel, junto con Alfonso, se unen a nosotros. El equipo de los leones se ha reunido de nuevo, como diría algun biker más adelante.

La pista es rápida con el viento a favor hasta que llegamos un cruce a derechas y cogemos un camino roto que está hecho una pena, aquí nos volvemos a separar de Ángel, hasta que llegamos de nuevo a la pista que hemos subido de los molinos y vemos, a nuestro pesar, que están recogiendo el cartel de avituallamiento, en el km 20 y a mitad de grupo se han quedado sin existencias. Error garrafal.


Bajamos por la pista que hemos subido a altas velocidades, mi cuenta marca 69 km/h de máxima, el viento favorable nos hace ir como motos, aunque otro error de la organización, esta vez de señalización, una curva de derechas a altas velocidades con gravilla, no hay quien te avise si quiera de curva cerrada, muy cerrada, con un quitamiedos que te hace de catapulta si te estrellas contra él. Para colmo de males, la supuesta persona que tenía que estar ahí, estaba socorriendo (muy bien, hace lo que tiene que hacer) a una mujer con unos niños que había perdido el control del coche. En un lugar tan peligroso deberían haber previsto que si esa persona faltaba por un accidente como fue el caso, debería haber una señalización que te avisara del peligro. Siguiendo con el cúmulo de fatalidades, seguimos bajando y nos encontramos a varios vehículos de urgencias en sentido contrario. Juancho y Alfonso se adelantan pillando rueda de un grupo que nos pasa con más decisión de la que llevamos nosotros entre los coches.

Con todo esto, Ángel nos alcanza y bajamos lanzados hacia Caudete, pero sorpresa, antes de llegar, giramos a la derecha y me toca tirar de grupeta hasta Caudete, un par de kms que me queman, paso de hablar del pulsómetro, porque sigue sin bajar de 180 ppm, ayer la patata trabajo de lo lindo, para mi sorpresa y sin fallar :]. Volvemos a agruparnos los cinco y nos meten por una rambla llena de arena y barro, genial, a mitad de senda me piden un eslabón automático y siempre que se puede ayudar, pues se ayuda a quien sea. Llegamos a los toboganes del año pasado, cinco toboganes de subida durísimos que no puedo subir, ni el primero ni el tercero. Uy, los calambres me dan pequeños avisos, mal asunto. Así pasamos por meta con tres horas, pa flipar.

Llevamos 45 kms y seguimos sin ver un avituallamiento, tiro de barrita o de plátano, no me acuerdo, creo que los demás aprovechan para comer algo y empezamos a subir por caminos rotos. Por suerte, encontramos un avituallamiento, que parecía más un puesto de fruta del mercado a las dos de la tarde, vamos que no le quedaban ni las cascaras casi (he exagerado un poco :) coge varios trozos de plátano y me como otros dos. Paro lo justo y sigo avisando a los compañeros de mis calambres y que no puedo perder mucho tiempo de pie que si no, no llego a meta. Así que poquito a poco sigo subiendo por el camino roto ese. Los demás descansan algo más, excepto Mundo que me sigue.

El camino se convierte en senda y veo como Mundo puede pasar sin problemas los escalones y yo tengo que ir andando, mal para mis isquiotibiales que nada más pasar unas rocas me recuerdan que los estoy forzando, hecho mano de un trozo de plátano e intento pillar a Mundo que va un poco por delante. Voy penando, pero estoy convencido que puedo terminar, mientras se van acercando Ángel, Alfonso y Juancho que parece que va de paseo. Cuando ya creo que vamos a empezar a bajar, que ingenuo, recuerdo la cuesta de cemento, y las sendas rompepiernas, con toboganes imposibles. Los geles ya han caído y quedan 15 kms, estoy muy jodido de piernas, por el contrario la patata va de lujo, pero los calambres vuelven a apretar un poco después de se unan Alfonso y Juancho.

Mundo me da una glucosa del decatlon y le digo que no puedo más, pruebo a llevar cadencia y me aprieta más el músculo, se me sube a la entrepierna, el jodio. Así que como sabía que si no era llevar cadencia era ir atrancado, bajo piñones y le digo a Mundo que no puedo parar  que como pare me quedo en el sitio. Sin querer dejo a Mundo con Juancho y yo pongo mi ritmo, poco más atrás Alfonso y Ángel nos siguen.

Adelanto mucha gente con mis mismos problemas, algún accidentado en una ambulancia y otro que no sabía que hacer con un biker con calambres, temo tener que bajarme de la bici, y lo tengo que hacer en un par de veces, por suerte, los calambres me están respetando. Juancho me pilla y se pone a tirar de mi, me da un par de glucosas, por si llevaran magnesio para los calambres.

Al dar un giro por fin se ve Caudete, pero queda el tramo de rambla con arena (que bien cadencia para mis calambres) y barro y los cinco toboganes de subida y otros tanto de bajada. No sé si me ha podido más la cabeza que las piernas, pero en la arena he ido atrancado y la he podido pasar sin sustos y los toboganes los he subido todos (con un par) me he quedado flipao. 200 m. antes de meta paramos para esperar a los compañeros. aprovechamos para estirar. Llega Mundo a los diez minutos y sin aire va para meta, lo seguimos y nos vamos con él. 5 h. y 10 min., a los minutos llegan Alfonso y Ángel.



Volamos al coche para ducharnos y comer en el catering, que por cierto, a mi me ha gustado mucho. Vemos a los de Las dos ruedas y nos comentan sus desventuras con el tiempo de corte, Javi lo sabe mejor que yo que ha hecho el recorrido con Jota y compañía.

Mañana, cuelgo la foto de Javi, ahora pondré las que me ha pasado Alfonso. Si el año pasado la organización me pareció muy buena este año, ha tenido dos errores garrafales, aunque bueno, el primero, de señalización ha sido por la desgracia del accidente del vehículo, la falta de previsión de alimentos solido y líquido en el primer avituallamiento y dejarnos vendidos a partir del km 48, sin ningun avituallamiento más hasta el los 74 kms y pico que me han salido me parece que es demasiado. Desde luego como inmortales no nos hacía falta comer ni beber, me cachis.



Personalmente, pienso que ha sido muy duro, para la preparación que llevo, por todos los atenuantes, mucho viento, mucho desnivel, mucho viento, sin avituallamientos, mucho viento, con calambres, mucho viento :]

Esta es mi visión del maratón, seguro que el resto de robles tienen la suya. Por cierto, enhorabuena a Juancho que está como un toro.

15 comentarios:

Jose Ra dijo...

Hol@

Menuda marcha de las duras, Miki con calambres y con… “un par”.

Y Juan esta fuerte con la burra de ruedas gooordas.

Lo imperdonable es la organización, no se pueden quedar con un avituallamiento a casi 50 km, además saben el número de inscritos, me dijo Villa que tuvo que ir pidiendo agua a los de protección civil, brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.

Además una prueba esquinada en la región, que hay que meterse en la provincia de Alicante para llegar, casi todo el mundo de madrugón,…

¿Es que los organizadores confundieron la inmortal con el “sólo puede quedar uno”?
¿O es que quieren dar mala fama a la inmortal?

Pues no sé, no me atraen tantas horas en bici, si encima organizan con el culo, pues como que “no me guardéis simiente”.

Salu2

alfonso briones dijo...

Muy bien Miky, ya veo que te has curado de tus calambres de los dedos.
La ruta muy sufrida, aunque a toro pasado merece la pena hacerla.

Miguel Angel Urdiales dijo...

Joserra, hay que ir mentalizado, no pensaba que se hiciese tan dura, no estoy preparado para hacer esta carrera a estas alturas y sufrir tanto, porque sufrí, pero es reconfortante superarlo y acabar.

El año que viene vuelvo a ir, si no voy solo, claro, lo que seguro que no me va a faltar es comida. Es lo que me hizo penar tanto, no llevaba comida suficiente... brrrrr. Pero eso me pasa una vez en una maratón, la próxima que haga prefiero llevar peso de más y que me sobren barritas a quedarme en el km 45 sin comida, con 30 kms por delante todavía.

JUANCHO!! dijo...

Gracias Miky, pero lo mio no tiene mérito, la verdad que no he sufrido mucho, el mérito lo teneís vosotros. No se como has podido acabar con los calambres(tantos kilómetros) y algún que otro grito de dolor, ufff que duro y largo se te ha tenido que hacer. Y Mundo que le falto la botella de oxigeno al llegar(pa echarse un cigarro estaba..) Alfonso tuvo sus 5 minutos de gloria, como se puso a tirar con el grupo aquel de dorsales verdes, no podían con él. Aunque el que mejor se portó fue Angel, aguanto el ritmo y no se quejo ni una vez. Javi ko, y el Villa dice que para ir a la playa se va por Murcia, no quiere ver a Caudete ni desde la carretera...jaja.
Vaya madrugon, paliza,y esfuerzo, pero reto superado.
Nos vemos en la TITAN!!

Miguel Angel Urdiales dijo...

En mi vida se me ha montado el isquiotibiales, muy mala sensación, siempre que he tenido problemas musculares han sido en los gemelos (alabado sea el día que compré las pantorrilleras esas). En el whatsapp decía que me iba a comprar otras mallas, si alguien más se anima, las recomiendo... entre las bcaas del hermano de Paco y las mallas de recuperación, estoy como nuevo

Javi dijo...

Aunque no la terminé también me considero un inmortal, principalmente porque la he terminado muchos años. Ayer me fué imposible, el dolor era bestial y no quise arriesgar y sufrir alguna rotura. Me quedo con el ambiente de los 11 xtreme bikes que nos dimos cita en caudete recordando circuitos anteriores. Yo compartí gran parte de la ruta con nueda, jota, emilio, pedro y el villa, en plan tranquilo, pero los calambres y los dolores a partir del km 50 me dejaron grogy y en el 67, aprovechando un vehiculo de proteccion civil, decidí retirarme. Posiblemente la hubiese terminado pero no qieria llegar al pueblo a las tantas y muy jodido. El año que viene repetiré. Los avituallamientos un desastre.

Jose Ra dijo...

Miky, cuidadin con los isquiotibiales, creo que es de lo peor para lesionarse.

Desde que me los jodí, no levanto cabeza.

Y esto de la bici es un estado mental, en cuanto empiece a rodar se me pasarán los miedos.

je, je, ....

Si llego a ir y no hay comida, brrrrrrrrrrrrrrrrr se habian acordao ;)

Miguel Angel Urdiales dijo...

No es por nada, pero los mejores fotografos los tenemos en Villarrobledo, las fotos son una pena...

MUNDO dijo...

Para mi de las tres inmortales que he participado la más dura sin duda,bueno pero otra vez somos inmortales chabales. Yo la verdad es que de piernas termine bastante bien, mi problema fue que me dolia un monton los riñones y las cervicales con lo cual no podia llenar bien los pulmones y respirar bien.
Gran sorpresa que me dieron Juancho y Alfonso con esas 29" y con su estado de forma.

Alfonso dijo...

Gracias mundo por lo que me toca. Mundo para ir como dices con dolores aguantas como un jabato. Chapó.

MUNDO dijo...

Ahora no puedo decir que estaba posando. jaja

Miguel Angel Urdiales dijo...

Si no es por el mueble de detrás, parece que estás en el hospital :P

Paco dijo...

Buena crónica Miki: ¡menudo memorión! Ya me dirás como consigues acordarte de tanto detalle y tanta curva derecha-curva izquierda. Debe ser cosa de la edad...

Y los tirones de isquios, creo que no se arreglan con cadencia de golpe ni con la tranca, sino que hay que mantener un poco la tensión, con prudencia: ya sabes, el músculo se protege y si dejas de darle cera se esconde. A ver si va a ser que estamos abusando de rulo.

Bien por todos, ¡qué pijo!

Paco dijo...

Se me olvidaba. Mundo: en casa teníamos un conejo que ponía la misma cara cuando terminaba con la coneja.;)

Miguel Angel Urdiales dijo...

No sé Paco, pero lo que te puedo decir es que cuando empecé con molestias, puse cadencia primero y se agravó la intensidad, bajé tres piñones y yendo atrancado se me suavizaron hasta el extremo que solo me molestaban cuando tenía que poner el molinete en algun repecho