domingo, 6 de noviembre de 2011

50KM, C.C.R. BALAZOTE Y ROBLEBIKE HERMANADOS PARA SIEMPRE

Gracias Javí por ponerme el título a la crónica, ya si eso la hago yo :). A las 7.50 Miguel y yo nos acercábamos por la carretera de Elche de la Sierra y nos encontramos con dos corzos a orillas de la carretera, mientras nos dábamos un  un buen  calentamiento antes de llegar al lugar de reunión de la kdd, los alrededores del Hotel Felipe II. Allí ya estaban casi todos preparados, o se estaban preparando.

Las fotos de rigor para inmortalizar la kdd, junto con el vídeo de nuestro transportista y a salir zumbando. En ese momento me encontraba con Villa (el infiltrao) y Alfonso que estaban terminando de poner a punto sus burras. En un despiste nos quedamos prácticamente solos, prácticamente no, totalmente solos... Así que con dos gps de tres bikers, salimos, con unos pocos de problemas, del pueblo en la dirección correcta.

Las primeras rampas empiezan a sentirse, ahora me sobra la térmica o el windtex (uno de los dos). Voy acompañando a Villa y Alfonso en los primeros kms, pero llevan un ritmo tranquilo, y veo a lo lejos a varios ciclistas. Como llevan GPS decido tirar un poquito para ver como va la cosa por delante. Al poco, adelanto a Ángel, que también lleva un ritmo tranquilo, lo dejo porque tarde o temprano lo pillaran Villa y Alfonso. Sigo subiendo y llegado a un cruce me encuentro con la primera bajada y el primer sustico, el firme está hecho una pena, lleno de piedras de las riadas, me embalo y al final una curva a derechas que se cierra más de lo que parecía en un primer momento y siento como la inercia me va echando fuera de mi trazada, uf, menos mal que controlo la bici y seguimos follaos para abajo.

Poco después en otro cruce me encuentro al primer grupo que se ha quedado y que a la postre serían mis compañeros de kdd el resto del día, Javí, Juancho, el chico de 50 Kms y cuatro de Balazote, lo siento, para los nombres soy muuuu malo. Mientras bajamos no hay problema, más o menos todos podemos seguir relativamente cerca, pero en cuanto empiezan las primeras rampas antes de la Sarguilla, ya voy que me comen los demonios, consciente de que no puedo dejarlos y con un deseo extremo de apretar para pillar a los de cabeza.

Empiezo a comprender que hoy mis deseos no se van a cumplir y tengo que tomarme el día con tranquilidad, no puedo asfixiar a los compañeros porque si no va a ser peor para todos. Así que en La Sarguilla Juancho y yo echamos el primer sprint grabado en directo por Javier Alonso para hacer un poco de tiempo mientras llegan el resto de componentes del grupo.

Cruzamos la carretera y seguimos bajando hacia una ganadería de ganado bravo. Bajamos con el ansia de coger velocidad, de recuperar tiempo, despues de tantos kms de subida. Volvemos a llegar a otra pedanía y cogemos la carretera durante unos kms. Aqui nos encontramos a la furgoneta escoba y al siguiente rezagado con un pinchazo, hermano del que venía en nuestro grupo de 50 kms. Además uno de los de Balazote hecha pie a tierra para descansar.

Esperamos a que termine de reparar el pinchazo y seguimos, ésta nueva incorporación está fuerte y decide ir solo hacia adelante aunque ya le tenemos que vocear, porque se pasaba, en el desvío a la izquierda para seguir subiendo, que de subir hemos subido un buen rato, porque al poco tenemos un desvío a la derecha donde ahora si que tenemos rampas de verdad, de las que te hacen retorcerse encima de la bicicleta, de las que  los riñones se estrujan al máximo.

Corono y espero a los compañeros, poco a poco van llegando componentes del grupo, y esperando, esperando, empezamos a tener frío, lluvia no, pero viento hemos tenido para rato. Viendo que no llegaba el último del grupo, les digo a los compañeros que sigan poco a poco, porque voy a bajar a buscarlo para que se vuelva con la furgoneta. No podemos esperarlo, podemos coger una pulmonía... Le informo de la situación y el decide seguir a su aire, muy valiente por su parte.

Vuelvo a subir las cuestacas y me uno al resto que van por una zona de falsollano, aunque más picando hacia abajo, hasta que llegamos casi a la carretera y nos lanzamos por una pista muy rápida en busca de la primera senda.

Y menuda senda, está impracticable, potencia y técnica hay que combinar con dosis adecuada, pero hoy no es mi día y en un par de puntos tengo que subir a patita. Menos mal que no es muy larga y al otro lado del cerro volvemos a coger pista.

Por fin, llegamos a la primera senda de bajada, creo que es la senda del El Griego, senda muy rápida, por una rambla, a pesar de la lluvia no hay barro, simplemente nace agua de algún sitio que va siguiendo la pendiente con nosotros. A mitad de senda nos llega un aparecido por un camino que cae a la senda por la derecha, el chico de 50 kms se había perdido y ha tenido una suerte bárbara al coincidir con nosotros a mitad de senda.

Todo lo bueno se acaba y tenemos que empezar a subir again. Poco más arriba recogemos al siguiente grupo que ha quedado rezagado, Juancar, Marcial, Cañadas y alguno más que no recuerdo. Un pinchazo de Marcial los va retrasando hasta que al final decide parar a ponerle una cámara (del samaritano del día) a su tubular. Aquí tenemos un vídeo de la peculiar forma que tiene Marcial de inflar las ruedas, se nota que tiene un estilo natural y propio del género masculino ;P.


video


Los de Balazote deciden que es el momento de sacar la bota y cantar unos villancicos. Y entre vientos y pinos y un leñador de fondo, almorzamos; bocadillos de jamón y queso, sándwiches de nocilla con triple altura, barritas energéticas hacendadas, dátiles deshuesados y vino del lugar. Antes de coger un resfriado seguimos bajando por una pista bastante cómoda donde destacan unas cuantas curva de herradura para poder jugar a lo motoristas y hacer adelantamientos interiores, sacando la pata para picar al de atrás y demás.

Los Carcabos tiene una carretera que te acerca a tan pintoresco lugar, pero como buenos antropólogos tenemos que recuperar antiguas tradiciones y caminos perdidos en desuso por la modernidad del asfalto. Más de una burra se despeñaría por esta senda que empieza con un poquito de técnica pero bastante llevadero, pero conforme vamos avanzando se va requiriendo mayor destreza técnica para bajarla. Zetas con demasiado angulo como para bajarla sin poner el pie, sobretodo tres de derechas que para mi han sido imposibles, el barranco muy cerca en algunos tramos. No hay nada como llegar abajo e intentar ver por donde hemos bajado gracias a los bikers que vienen por detrás y te marcan por donde hemos bajado...

Viendo que algunos de Balazote no llegan, la senda es muy larga y muy técnica les dejamos una señal hecha con piedras en el asfalto para que no tengan pérdida.

La carretera nos lleva hasta Arroyo-Odrea, otra pequeña pedanía de la zona, cruzamos el puente y allí tenemos a la furgoneta escoba. El componente de Balazote que se había apeado de la bici se incorpora al grupo con nueva vitalidad. Al momento de cruzar el puente sale a la derecha la senda de subida hacia la otra parte de la pedanía, con unas cuestas durísimas, a Javi se le dan dos calambrazos, uno en cada pierna, y tenemos que parar para que estire un poco y poder continuar.

La subida por carretera hasta el mirador es un descanso para lo que nos queda. Marcial me comenta que lleva cuatros años intentando subir sin poner pie a tierra, como vengo tocándome los..., digo con fuerzas, intento subirla, el tramo final esta muy mal y la pendiente me echa hacia las piedras, pero consigo controlar la bici y colocando el centro de equilibrio en la punta del sillín, me hago con la bici y la subo. Voy esperando al resto de la expedición que cada uno sube como puede y cuando ya tengo a todos a la vista me doy cuenta de que el tiempo se me está echando encima, que van a empezar el segundo bucle y no voy a pillarlos.

Así que como ya solo queda la subida y el posterior descenso por la senda última, cojo un buen ritmo de subida, bajando piñones y apretando los dientes. Ya llegando a la senda decido parar a comerme una barrita y a evacuar líquidos y recapacito sobre mis actos, ¡aunque apriete no voy a llegar a tiempo, dónde vas!

Mientras Eladio llega a mi altura y me dice que le ha saltado un corzo mientras subía, la naturaleza te puede saltar la crisma como te descuides :). Llegamos juntos a la senda de bajada, es bastante rápida al principio, tiene algún punto técnico pero asequible. Curva y contracurva, tronco en el suelo y seguimos bajando. Me voy despegando de mi compañero de bajada. Cuando de repente escucho una bicicleta bajar. Juancho ha hecho un descenso vertiginoso y me ha cazado, le dejo pasar conociendo sus habilidades.

En una curva de herradura de izquierdas se me pega una vacilada del quince, el señorito Juancho ha derrapado con la rueda trasera cruzando la bici y dejándola mirando hacia la senda, como los americanos con los coches cuando cogen el freno de mano y derrapan. Poco más abajo, una curva muy similar pero con mucha piedra, no tiene tanta soltura y se baja de la bici como los de Bilbao :), casi 250 puntos para el gorrinazo.

Terminamos la senda y a la derecha nos dirigimos hacia Ayna, ya hemos llegado, jeje, menudos rampones nos quedan por mitad del pueblo, mientras tañen las campanas de la Iglesia por nuestra llegada ;) me llama Miguel y me dice que están en el Hotel, ¡bien, he llegado a tiempo para hacer el segundo bucle! ¡que iluso soy, vivo de ilusiones, jeje!

Al final nos tomamos unas cervezas, nos contamos las batallitas de la kdd, me he quedado con ganas de picarme con Pedro, con Miguel y con Leo como últimamente hemos hecho en nuestras salidas, y con algún otro de otro club, verdad Alex, Ronal, jajajaja,  pero bueno en la próxima será ;). Ha sido un placer participar en esta kdd, y ya espero con ansia la de febrero en Balazote y la Ruidera Titan para marzo.

La comida de confraternización genial, otra cosa, es la comida en sí, que dejo bastante que desear por parte del cocinero, los gazpachos aguados, el salmón frío... Todo no puede salir perfecto, ¡Ojala lo peor de la próxima kdd solo sea eso!

4 comentarios:

JUANCHO! dijo...

Muy bien relatado Miky, sois polivalentes, montais en bici,haceís videos, fotos, redactaís crónicas como si lo hicieseis toda la vida. Los compañeros de Balazote y 50km dieron la talla en todos los aspectos, pero la palma los de Balazote, nunca pense que cabía una bota de vino en la camelback..cosas que aprende uno. Día muy agradable, no como hoy, todo gris y lloviendo.Pues eso, ruta dura y bonita a la vez. Hasta la próxima, el punto negro, los compañeros que faltaron por lesiones, y demás quehaceres. Saludos!

Jose Ra dijo...

Gracias Juan por acordarte, a la próxima será...

Miki, ¡estas hecho un máquina! pero ya has visto a Juan "sin miedo" en acción.

Javi: la próxima sin calambres y con.... la doble (que hay que cuidar la espalda del capitán).

El menu que no falla: chorizos, guarra, morcillas, huevos fritos con patatas, chuletas,...¡que JoseMa siempre me deja pedir... ;)

Miki dijo...

ahí está mi pentatleta, la proxima a Balazote que tambien tienen maña en eso de los menus, jeje. Entre la parrilla del año pasado y la bota de vino de esta, han demostrado estar sobradamente preparados

Jose Ra dijo...

Pentatleta, triatleta, con bici, sin bici,...

En los Robles hay más de un...

Polivaliente, je, je

;)