domingo, 23 de octubre de 2011

21 gatos naranjas y muchas vidas para contarlas

Hoy no sé como empezar la crónica de esta marcha. Un desgraciado accidente de tráfico nos ha dado un susto a todos los Roble bikes que hemos estado en la Ossa. Por suerte, solo ha sido un SUSTO. Una salida de carretera, una vuelta de campana y todo, un SUSTO. Lo importante, los ocupantes del vehículo están perfectamente, sin un arañazo, y ESTO ES LO IMPORTANTE.

Un día que no tenemos que darnos un madrugón. Es el último madrugón del circuito para Mundo y para mi. Nos vemos como siempre que hay una gran concentración del club en Los Carrillos. Saludos a todos los compañeros que normalmente no vemos, y recogiendo a Josema y a Balbino del bar (lo que les gusta el café:) seguimos dirección la Ossa.

La carrera la conocemos, además, el viernes estuvimos reconociéndola de nuevo, muchas de las sendas nuevas son las que hicimos en el día del Pilar, así que estábamos preparados para dar mucha cera. Y así a las 10 en punto salgo detrás de Mundo, que como en todas, el jodio sale con la escopeta cargada y no hay quien lo siga. 

Me cuesta ponerme a 187 pulsaciones pillarlo en la subida al repetidor. Balbino viene siguiéndome, pero en la subida se queda atrapado entre bikers y no puede seguir el ritmo. Como conozco bien la marcha voy avisando a Mundo de los posibles peligros conforme voy recordando; cuidado con la bajada con la tierra suelta, cuidado con las dos curvas a derechas con gravilla de la carretera y así nos ponemos a plato dirección el Osero.

La segunda subida de la mañana, no tan dura como la primera, nos hace ganar posiciones, a muchos les ha pesado el repetidorcico. Poco a poco llegamos a El Osero, rodeamos la casa y por el margen derecho de la laguna seguimos un camino con muchas pozas de charcos, roderas y algún banco de arena más largo de lo normal.

La siguiente subida es más puñetera, empieza suave por una pista ancha, hasta que llegamos a un cruce donde nos desvían a la izquierda y subimos por un camino (típico de El Montecico) mucha piedra pulida que no te deja llevar un pedaleo redondo. Coronamos y vamos por un camino cómodo aunque tiene algunos baches que no te permiten hidratarte cómodamente. Y llegamos a la primera senda, como sospechábamos nos encontramos con el primer tapón, ha habido una caída, aunque la senda no presenta apenas dificultad técnica pero aún así hay que estar atento (las caídas aparecen donde más te confías).

Volvemos al mismo camino para coger la senda técnica de todos los años, por suerte, aquí ya no tenemos tapón y podemos bajarla cómodamente. Abajo nos espera el famoso escalón que hay que rodear y giro a la derecha, cruzamos cerca del Baño de las Mulas, bajamos por la callejuela que nos lleva al puente y seguimos bordeando el rio.

Nos encontramos con un pequeño cambio con respecto al track, después de dejar la senda del río, se suponía que seguíamos recto y nos desvían a la derecha por otra pequeña senda muy divertida (merece la pena el cambio) Seguimos hacia el mirador de la laguna de San Pedro. Ya la conocíamos del viernes pasado y no nos defraudó, gran parte de la subida la hacemos sobre la bicicleta menos los dos últimos metros (50% de desnivel por lo menos ;) y la posterior bajada, solo para privilegiados de la técnica.

Giramos a la derecha y vamos bordeando la laguna San Pedro. Me encuentro muy cómodo,  las pulsaciones controladas (160 :), no tengo sensación de cansancio, voy hidratándome bien y también voy comiendo. Todo parece controlado. Nos encontramos con la señora de Mundo y compañía al llegar a la carretera, siempre gusta que te animen y te pone las pilas cuando sabes que las palabras de ánimo son para nosotros.

Llegamos a la subida del día, la primera vez la subí el viernes, cuesta empinada con curva a izquierdas que luego se convierte en una curva doble de herradura hacia la derecha muy duras. Subo con el plato mediano y con mucha cadencia (piñón grande). Pero lo mas duro está por llegar, como el viernes el biker que llevo delante derrapa y no tengo tiempo a reaccionar, hoy me ha pasado lo mismo. Derrapa el de delante y no tengo tiempo a reaccionar. Y mira que iba pensando en eso. Hay un desvío a la derecha que como se ve más duro todavía nadie lo coge y debería haberlo cogido (estoy tonto! sabiendo lo que me iba a pasar no fui capaz de preverlo).

Unos cuantos giros por un camino y llegamos a la carretera, subida a plato, donde a Mundo le empiezan a flaquear las fuerzas, bajo el ritmo para que coja rueda y seguimos subiendo a un ritmo menos intenso. Llegamos a la senda que hay cerca de la Cueva de Montesinos, la bajada la hago mejor que el viernes, y sorpresa, allí están animándonos otra vez. Llegamos a la zona de la cantera, sé que hay una subida muy técnica y con mucho desnivel.

En cuanto veo el principio me preparo, tengo a un corredor delante que a las primeras de cambio echa pie a tierra, le aviso y a duras penas me deja hueco para pasar, me cuesta meterme por la zona mala, aún así controlo la bici y dándome ánimos, junto con los demás que van subiendo que también me animan subo hasta el pozo, y luego me tiro por las cuchillas digo piedras como cuchillas.

Bajamos por la carretera hasta la ermita San Pedro y nos avituallamos bien; un trozo de plátano y un pastelito de miel, y cogemos la senda de la laguna con el mismo nombre que la ermita. Giro a la izquierda y subida por la cuesta, el primer tramo es accesible, luego tenemos una pequeña bajada y otra subida de armas tomar. La subida está imposible no hay tramo limpio y las cubiertas de la bici están pidiendo a gritos un cambio. Así que por segunda vez pie a tierra y a subir a patita los 30 m. malos, el resto montado como dios manda.

Estamos en el mismo camino de al principio de la carrera, ya vamos de vuelta, nos quedan menos de 10 km, y duro solo queda el repetidor. Sigo con buenas sensaciones y estoy poniendo en jaque a Mundo, bajo el ritmo para acabar juntos la última carrera.

Llegamos a una senda, muy bonita, con tramos rápidos, otros técnicos, donde en un escalón, más por cansancio que por falta de habilidad pongo un instante el pie a tierra. El resto como una centella para abajo. Mundo por el contrario, en la zona técnica se le sale la cadena y Paco Madrileño viene pisándonos los talones, tiene un pequeño traspiés y puntúa en el gorrinazo (50 puntos).

¡Madre mía como se está poniendo el gorrinazo!

Termino la senda y espero a Mundo, pero me alcanza Paco, y seguimos despacio esperando a Mundo, ya sólo queda el llaneo picando para arriba y el repetidor y la trialera última de entrada a la Ossa. Mundo ya está aquí aunque llega asfixiado, pongo ritmo y directos para el repetidor. Allí no pueden seguir y cada uno sube como puede, subo como un tiro, tengo fuerzas y paso a varios corredores, a casi todo el mundo se le atraganta la subida.

Corono y me lanzo como un tiro cuesta abajo con cuidado en la curva a izquierdas que nos salimos ( eh! Ronal, ahí nos dimos un sustico el viernes). Llegamos a la trialera y si el viernes por la noche la pasamos sin conocimiento, a las doce y algo, como locos, el único punto negro son dos piedras juntas que como no lleves una horquilla c@jonuda es preferible apoyar el pie en ellas y pasar cómodamente, y eso es lo que hice.

Sprint final a tope y unas cervecicas al llegar, y para que luego no me echaran la bronca Mundo y Paco les esperaba con un refresco de limón a uno y con una cerveza al otro, jejeje. Así, poco a poco, van llegando el resto de los 21 gatos naranjas.

La carrera es preciosa, han mejorado mucho la de los últimos años, tiene sus pequeñas dosis de complicación que son las que te animan a seguir en este deporte, la última trialera que el año pasado fue la pesadilla de muchos, este año, de tan rodada como estaba, se ha quedado en una senda rapidísima, menos el punto mencionado anteriormente. En fin, enhorabuena a la gente de la Ossa por la marcha.

Solo destacar una cosica, si hacéis comida, ponedlo en el folleto, para colmo :( migas ruleras (¡ay oma que ricas!) Eso no se hace, y tenía a la señora pa decirle que no iba a comer en casa después de decirle lo contrario que solo daban un aperitivo al final.

Por cierto, ALFONSOOOOOOO!!! Es que estuviste en la Ossa, ¡chiquilllooooooo, donde te metisteeeee!

Otra coseja, hay fotos del viernes y del domingo.

6 comentarios:

alex dijo...

Pues menos mal que no pasó nada con eso de dar vueltas de campana, vaya tela.
Me alegro ver los buenos resultados del circuito y de la salida del viernes en la que un miembro de 50km, Ronal, pudo acompañaros y por lo que me cuenta, disfrutar bastante.
Un saludo y nos vemos.

Miki dijo...

si, menudo susto. Ronal, está hecho un portento, como sube el jodio

Jose Ra dijo...

No sé muy bien lo del percance, naturalmente me alegro de que fuera un percance sin consecuencias.

Miki, eres un profesional de la crónica (con sus "afotos" y todo), para "cuatro gatos" que leemos esto.

Salu2

Miki dijo...

jeje, es que al final tuve que adaptar tu sugerencia, pero el alma del título es tuyo, por supuesto.

Alfonsobrionesaroca dijo...

Miky estuve en la Ossa yo si te vi pero estabas lanzao. Al final en metal me despedí rápido (no me viste) porque tenia a la familia en el camping y la nena pequeña con fiebre)

Miki dijo...

vaya por Dios! Nada neng, nos vemos pues